PBX: 571 625 7723
Avenida Calle 134 No. 7B - 83 Con. 318
Bogotá . Colombia

Orbita y Oncología



Encuentre en nuestras paginas la opción de escuchar el contenido de la sección donde se encuentra con el controlador de audio. O si lo desea amplie el tamaño del texto para leer mejor.


La oncología en los Ojos, es una rama de la medicina encargada del diagnóstico y tratamiento de los tumores  oculares.

La palabra tumor define un crecimiento anómalo de células que producen una masa, que dependiendo de su estudio histológico se clasifican en tumores benignos que son de crecimiento lento, hasta determinado tamaño, no dañan las células normales , no invaden otros tejidos y no producen efectos secundarios severos en la mayoría de los casos y malignos que son de crecimiento más rápido, son invasivos, destruyen órganos vecinos, dan metástasis por vía hemática o linfática y pueden llegar a ocasionar la muerte.

En la parte ocular se pueden localizar en los parpados, en las vías lagrimales, en la conjuntiva que es la membrana que envuelve el ojo, en el globo ocular, en la órbita, en la glándula lagrimal y en el nervio óptico principalmente.

La mayoría de los tumores dan síntomas que dependiendo de tipo histológico van a ser más rápidos que otros, un hallazgo ocular muy significativo y alarmante es la presencia de visión doble llamada diplopía, que se ocasiona por el compromiso de los nervios craneales o crecimiento rápido que impide el desplazamiento del ojo.

El tratamiento de los tumores incluye 2 tópicos principales:

  1. 1. Los tratamientos curativos que conllevan a  la erradicación del tumor. Estos incluyen varias técnicas entre ellas las más usadas son: los tratamientos quirúrgicos que buscan retirar la lesión tumoral completa sin dañar en lo posible estructuras adyacentes vitales y tratamientos complementarios que incluyen quimioterapia con medicamentos endovenosos que producen efectos colaterales marcados y radioterapia con radiaciones que producen efectos locales.
  2. 2. Los paliativos para pacientes en quienes es imposible erradicar la enfermedad e incluyen el manejo del dolor y las complicaciones por las metástasis proporcionando una mejora en la calidad de vida.

Hay signos y síntomas clínicos que son sospechosos de malignidad:

  1. 1. En los parpados la perdida de pestañas o ulceración es indicativo de malignidad
  1. 2. En las vías lagrimales la presencia de lagrimas con sangre es presuntivo de malignidad
  2. 3. En la conjuntiva cambio de color, sangrado, localización central son sospechosos de malignidad

En los parpados los más frecuentes tienen relación con el daño solar crónico en la primera infancia son un factor predisponente importante para el desarrollo de este tipo de lesiones. En el parpado superior tenemos el carcinoma basocelular que a diferencia de los malignos es de crecimiento lento pero sigue siendo maligno, se localiza más frecuente en el parpado inferior y cerca de la nariz, se puede iniciar como una lesión nodular, de coloración rojiza o negra que se ulcera y sangra con facilidad, que si esta cerca del margen del parpado tumba las pestañas. Su tratamiento es la resección quirúrgica con márgenes de tejido sano amplios y protección solar extensa.

El segundo en frecuencia es el escamocelular que a diferencia del basocelular crece más rápido (meses) y se localiza en el parpado superior. Este requiere de manejo quirúrgico también con márgenes amplios y control más estricto ya que puede realizar metástasis a ganglios linfáticos parotideos.

Le sigue en frecuencia los melanomas que se pueden originar de una mancha negra pre existente llamada nevus en un 30% a 40% de los pacientes o ser desde el principio un melanoma, de los anteriores es el de crecimiento más rápido y requiere un manejo quirúrgico con un margen mayor y estricto monitoreo de ganglios linfáticos. Pueden localizarse en parpado superior o inferior por igual.

Otra lesión que está aumentando en frecuencia es el carcinoma de glándulas sebáceas  que se caracteriza por su alta agresividad y alta tasa de mortalidad. No tiene un cuadro clínico característico, puede simular una infección o un chalasio. Su manejo es más agresivo y requiere tratamiento complementario con radioterapia en algunas ocasiones.

Entre las lesiones benignas tenemos el hemangioma capilar que es congénito, crece os dos primeros años, regresa espontáneamente en algunos casos o puede requerir manejo con corticoides o cirugía y los moluscos contagiosos que se ven en todas las edades, más frecuentes en niños, cerca al borde del parpado como masas perladas con irritación y secreción del ojo adyacente. Su tratamiento es quirúrgico siempre.

Las verrugas que son lesiones múltiples multilobuladas pigmentadas que son de larga data que pueden producir rasquiña y defecto estético. Generalmente se operan por estética.

En la conjuntiva tenemos unas lesiones de crecimiento rápido que se identifican por lo general en el examen oftalmológico con lámpara de hendidura, con una sintomatología muy variada y que requieren resección amplia mas uso de quimioterapia tópica con medicamentos como mitomicina c o interferon.

Melanoma conjuntival

Las lesiones pigmentadas que pueden ser nevus que pueden malignizarse por exposición solar, se caracterizan por cambio de color, grosor, aumento de tamaño o sangrado. Requieren manejo quirúrgico y monitoreo de ganglios.

En la órbita tenemos los rabdomiosarcomas que son los tumores malignos más frecuentes en los niños, que son de crecimiento muy rápido, que ocasionan desplazamiento del globo ocular y deterioro rápido del estado de salud por compromiso pulmonar y medular. Estos niños requieren un diagnostico rápido y un tratamiento con quimioterapia rápido para evitar las metástasis que son la causa más frecuente de su deceso.

En los adultos son los linfomas que se pueden localizar en la conjuntiva ocasionando masas color salmón o en la glándula lagrimal ocasionando aumento del tamaño de esta o en cualquier otra zona de la órbita ocasionando proptosis o desplazamiento del globo ocular. Su tratamiento depende de su extensión y es quimioterapia o radioterapia.

Entre los benignos en los niños están los quistes dermoides que son masas de crecimiento lento de consistencia cauchosa en la órbita temporal y superior, que crecen a medida que el niño crece porque son congénitos. Su tratamiento es quirúrgico precoz para evitar deformidades grandes.

En los adultos son los hemangiomas cavernosos que producen solo desplazamiento del ojo hacia afuera y hemorragias en la conjuntiva, se ven en promedio a los  40 años y su tratamiento es quirúrgico siempre.

En el ojo se pueden presentar tumores malignos muy agresivos que requieren para su manejo en casos avanzados  la retirada del globo ocular para evitar que la enfermedad avance. En los niños los más frecuentes son los retinoblastomas que son hereditarios y entre edad más temprana de aparición mayor riesgo de que sean bilaterales o sea de los dos ojos. Su característica especial es que producen un reflejo o mancha blanca en el fondo del ojo acompañado de desvío del globo ocular hacia adentro. Si se diagnostica en etapas iniciales se puede manejar con braquiterapia que es un tratamiento selectivo con placas sobre el tumor, en casos avanzados requiere de la retirada del globo ocular y quimioterapia y/o radioterapia.

En los adultos el melanoma de coroides que solo da síntomas en casos de que comprometa la macula, que es la parte de la retina que da la visón central. Si es periférico solo se puede detectar por un examen oftalmológico completo con fondo de ojo dilatado. Si usted presenta una mancha de coloración azul en su ojo o los parpados debe tener cuidado porque tiene un 30% más de riesgo de tener esto en su ojo. El tratamiento dependiendo del tamaño es braquiterapia o enucleación dependiendo del tamaño. Monitoreo semestral de metástasis con estudios de extensión de hígado y pulmon.

El último tumor ocular que es importante es el glioma del nervio óptico que es más frecuente en niños con otros hallazgos sistémicos como las manchas café con leche en la piel, las masas en el cuello o columna y nódulos en el iris. Aunque son lesiones benignas hay que tenerles cuidado porque son de comportamiento agresivo porque producen perdida de la visión del ojo y pueden progresar al otro ojo.